Latest Entries »

Argentina Copyleft

copyleft

 

 

 

 

Tema: Análisis bibliográfico.
Condiciones del trabajo: Producción individual.

 

A modo de introducción en este tema, vamos a hablar primeramente sobre qué es el Copyright y de que se trata esta ley de propiedad.
Esta ley se ocupa de las obras literarias, científicas y artísticas.
La ley 7.092 de 1910, fue el primer texto legislativo conocido en Argentina en materia de derechos de autor. El articulo 17 indica que “todo autor o inventor es propietario exclusivo de su obra, invento o descubrimiento por el término que le acuerde la ley”.
La cláusula argentina prescinde el objetivo de promover las artes y las ciencias útiles, y consagra el derecho de autor en términos de propiedad.
El derecho de autor fue tratado como dominio y propiedad, con el paso de los años esto desato numerosos cuestionamientos, entre los que se pueden destacar que:
• La obra no es una cosa, por lo tanto el dominio que se ejerce sobre ella es diferente del que se ejerce sobre una propiedad tangible.
• El derecho de autor nace del acto creativo de una obra, y no de las formas clásicas de adquisición del dominio de un bien tangible.
• El plazo de ejercicio del derecho monopólico es limitado en el tiempo, no es ilimitado como en el sistema de propiedades materiales.
• El sistema de coautoría es diferente del sistema de condominio.
• El derecho moral, propio del derecho de autor, no tiene contraparte alguna en el derecho de dominio y propiedad.
En argentina la cita está sólo permitida con fines didácticos y hasta 1.000 palabras u 8 compases. La copia privada también cae entre las conductas penalizadas si se realizan sin permiso del autor. El pasaje de un CD a un MP3 para llevar la música de forma más cómoda, la fotocopia de algunos capítulos de un libro para subrayarlo, trasladarlo o sólo estudiar; la compaginación de una serie de canciones para compartir con alguien, la grabación y cambio de formato de una producción audiovisual, el mash up, el remix, son acciones consideradas criminales, y violarlas conlleva una sanción penal. A esto se suma que sucesivas leyes de promoción del libro y la lectura van exactamente en el sentido contrario de su título: son leyes de fomento de la industria editorial que les dan poderes de litigio para sostener y profundizar las restricciones.
Nuestro país también carece de dominio público pleno, ya que una vez vencidos los plazos de monopolio privado sobre las obras, estas ingresan a lo que se denomina dominio público pegante u oneroso. Esto significa que ya no hace falta pedir permiso, pero aún así hay que pagar por el uso y redistribución de las obras.
La relación de la ley 11.723 con el copyright: La ley 11.723 normaliza la propiedad o derecho del autor de “toda producción científica, literaria, artística o didáctica, sea cual fuere el procedimiento de reproducción”
La ley argentina tiene un fuerte hincapié en la protección centrada en la obra más que en el titular de los derechos, en lo que se aproxima a la lógica de la common law, es decir, la vertiente del copyright. Pese a no tener un apartado específico sobre derechos morales, los mismos se desprenden de varios artículos de la norma argentina que tratan especialmente sobre la paternidad y la integridad de la obra.
Un problema que se arrastra desde la Constitución Nacional y que hace en la ley 11.723 la cristalización de una analogía perjudicial para la difusión y el goce de las artes y el conocimiento para la ciudadanía. Es esta lógica la que nos obliga a pensar en una actualización que sobrepase los meros retoques de articulado y que nos obliga a iniciar un debate amplio, completo y profundo sobre la naturaleza jurídica del derecho de autor, la aplicación de cada uno de estos conceptos en los tiempos que vivimos, la respuesta de esta norma centenaria a los desafíos de las nuevas tecnologías y la necesidad urgente de replantear una modernización integral y completa de los sistemas que regulan la forma en la cual producimos, intercambiamos y accedemos a la cultura.
Si algo de eso está prohibido, resulta difícil de creer, porque todo el mundo lo hace y nadie lo controla. Y si insistimos en que lo está -la duda es habitual porque la naturalización y los hechos indican que no-, ¿qué pasa con los espacios gubernamentales, donde no se “debería” contravenir la ley? ¿Qué hay del software que usamos en la escuela, en la universidad, en la repartición pública? Una pregunta obvia, que impide que la discusión escale a posiciones de responsabilidad que deberían responderla coherentemente.
En síntesis a lo planteado anteriormente resumimos que: en el derecho de autor la ley protege al autor de la obra, declarando a favor de éste, el derecho que posee. En cambio en el sistema de Copyright, la ley va a proteger al autor una vez que este cumpla con una serie de formalidades establecidas por la ley a tal fin.
Es así que nuestro ordenamiento sigue al Copyright principalmente, no obstante es una mezcla de ambos, ya que protege los derechos morales, que son los que le confieren al autor la paternidad y la integridad de la obra como suya, mientras que en el sistema de Copyright se ha delegado a los tribunales que intervienen en el derecho moral.
El derecho de autor es esencialmente individualista, sosteniendo a este como un derecho personal e inalienable del autor, persona física, a controlar el uso de las obras de creación.
El Copyright no reconoce tantos derechos subjetivos, pero los que reconoce son protegidos en un modo muy amplio. Muy importante es el papel del Copyright en cuanto protección de derechos originales de actividades técnico-organizativas que no tienen naturaleza autoral, como el caso del software, grabaciones sonoras y de films.
Una vez explicado el copyright, debemos introducirnos en el conocimiento del origen del Copyleft, para conocer y entender las leyes que lo rigen y poder esbozar diferencias entre ambos.
El copyleft nace a partir del movimiento de software libre, un movimiento que propulsaba la libertad de uso del software por los usuarios y programadores y cuyos fundamentos éticos fueron detallados por Richard Stallman y la Free Software Foundation, haciendo hincapié en la necesidad de que las posteriores liberaciones de cualquier programa libre continuara siéndolo siempre. Así, con este objetivo en mente, Stallman y la FSF escribieron la General Public License (GPL) como base que aseguraba la libertad de los usuarios de Software Libre. Así, esta licencia prohibía cualquier adición de términos restrictivos en las modificaciones de software liberadas (una condición que se conocío como copyleft y que evita capturar el software libre para privatizarlo).
Copyleft comprende a un “grupo de derechos de propiedad intelectual caracterizados por eliminar las restricciones de distribución o modificación de las que adolece el copyright, con la condición de que el trabajo derivado se mantenga con el mismo régimen de propiedad intelectual que el original. Bajo tales licencias pueden protegerse una gran diversidad de obras, tales como programas informáticos, arte, cultura y ciencia, es decir prácticamente casi cualquier tipo de producción creativa.”
Hablemos ahora de la revolución constructiva:
Corre el año 2010, y el movimiento de software libre es mundialmente considerado un éxito. Si bien es cierto que aún hoy la inmensa mayoría de las personas usa software privativo, el software libre ha pasado de ser una ignota curiosidad confinada a ambientes técnicos y universitarios, a estar presente en la conciencia de prácticamente todos los usuarios de computadoras.
No hay ya empresas en el mercado de informática, ni siquiera entre sus más acérrimos enemigos, que no basen al menos parte de sus productos y servicios en software libre. Y aunque hay muchos usuarios de software privativo, los disconformes con esa situación son cada vez más, llevando a las empresas a someter a sus usuarios a mecanismos de lockin cada vez más restrictivos e incómodos. Cuando Microsoft, detentora de la posición dominante de mercado más importante del mundo, debe presentar su informe anual al ente de regulación de la Bolsa de Estados Unidos, menciona al software libre como la única amenaza seria a su predominancia en el mercado.
Mirando hacia atrás, este desarrollo independientemente de sus características técnicas, las ventajas sociales, políticas y económicas del software libre son tan poderosas que es difícil imaginar hoy algo capaz de oponérsele. Pero eso es hoy. Hace veinticinco años, el movimiento de software libre no parecía tan prometedor.
Aún con una población mucho más acostumbrada a las computadoras como elementos cotidianos, sigue siendo muy difícil convencer al público de que se prive de usar algunas herramientas “de moda” aún cuando éstas claramente atentan contra su intimidad, independencia personal o incluso a su propia capacidad de acceso a sus datos. Un movimiento de software libre que se limitara a señalar los daños del software privativo, o a exigir que se los prohibiera, seguramente no hubiera encontrado eco.
Quizás el aspecto más interesante de la estrategia adoptada por el software libre sea su carácter de oposición constructiva. Donde muchos movimientos encuentran que no pueden construir un mundo mejor sin antes tirar abajo las estructuras del actual, el software libre vio que, en su campo, la construcción podía preceder a la demolición.
Un riesgo de la estrategia constructiva, por cierto, que puede ser aprovechada por los contrincantes. En el caso del software, esto se presentó muy tempranamente: si el software era libre, los vendedores de software privativo podían “empaquetarlo” y entregárselo a sus clientes en condiciones no libres. El resultado era que el proveedor se beneficiaba, mientras que el usuario se encontraba en posesión de una copia de un programa libre que no era libre para él.
La forma que Stallman encontró para enfrentar el problema es notable: descubrió que el mismo régimen decopyright que se usa para restringir la copia podía aplicarse, usando una técnica creativa, para restringir la capacidad de restringir a otros.
Esta idea, que hoy conocemos como copyleft, resultó tener varias ventajas importantes. La primera fue que sirvió para darle “peso legal” a la intención de los desarrolladores. A través de una herramienta habitual y conocida del copyright, la licencia, podían expresar su deseo de que el software fuera libre de una manera tal que pudiera ser presentada ante la Justicia. Otra ventaja fue que, al fundar el Copyleft firmemente en el copyright, sus contrincantes no se atrevían a desafiarlo ante la ley: corrían el riesgo de dañar al copyright al mismo tiempo. De hecho, si bien los proveedores de software privativo solían difundir dudas acerca de si la GPL era “válida”, pasaron más de veinte años antes de que alguno de ellos se atreviera a desafiarla ante una corte, y no le fue bien.
¿Cuál es la innovación de la Cloud Computing:
técnica o social?¿por qué?
Nube viene del inglés Cloud Computing, y tiene su origen en el dibujo en forma de nube que se usa hace décadas en los diagramas técnicos para representar una red de amplio alcance como es Internet.
Se trata de servicios informáticos a través de software instalado en máquinas remotas. Estos programas están instalados y se ejecutan en servidores del proveedor y son accesibles usando una red de datos como Internet desde clientes livianos que no requieren mayor inteligencia o lógica propia. Los datos se almacenan en el servidor y el mantenimiento lo realiza el proveedor. La implementación completa de este modelo supone una computadora de usuario vacía como cliente que accede a programas y datos alojados en la nube.
Servicios como Blogspot, Facebook, Google, Microsoft Windows Live, Linkedin, Salesforce, Twitter y Youtube son ejemplos de servicios en la nube, en los que los usuarios carecen de las libertades que definen al software libre. Podría decirse que estos servicios son un caso particular de software privativo, a los que podemos denominar como “servicios privativos”. Este tipo de servicios, además de tener las restricciones propias del software privativo tradicional, agregan nuevos problemas asociados al control directo sobre los datos y el acceso a los mismos. En los servicios privativos no se tiene acceso ni siquiera al binario ejecutable de los programas, lo que elimina la posibilidad de realizar copias para ejecutarlo sin la intervención del proveedor o fuera de línea.
Bajo este modelo no hay innovación técnica real y son las mismas tecnologías que ya conocemos, entonces, ¿dónde está la novedad? Desde el punto de vista del usuario es casi inexistente. Ocurre que la innovación no es para los usuarios sino para quienes se anotaron en el enorme negocio del manejo global de la información, que entendieron hace tiempo que la propiedad de la infraestructura informática, entendida como medio de producción, es estratégica y permite generar ganancias económicas al ubicar al proveedor del servicio como intermediario obligatorio, a la vez que sirve como herramienta efectiva de control social.
Estas grandes empresas multinacionales tienen la capacidad de relacionar la información de los usuarios que obtienen en sus distintos servicios. Tienen el poder de saber acerca de nuestras relaciones, qué buscamos, qué leemos, dónde estamos en tiempo real. Nunca en la historia de la humanidad alguien tuvo tal poder de seguimiento sobre las personas. La historia nos demuestra que no podemos dejar este tipo de información bajo el control de las multinacionales ni de los gobiernos. Este tipo de información no debería existir, al menos, no sin control ciudadano.

Material bibliográfico:
Argentina Copyleft: “La crisis del modelo de derecho de autor y las prácticas para democratizar la cultura”

Prezi

Presentacion en Prezi

http://prezi.com/dhf3eempjcox/helpdesk-ii/

Auda City

PICASA WEB

13 de septiembre de 2012

VOTO ELECTRÓNICO

VOTO ELECTRÓNICO

Imagen

La idea de este post es que todos podamos conocer un poco mas de qué se trata esto del voto electrónico. Como primer punto vamos a ver ¿Cómo funciona éste sistema? Este es el sistema de boleta electrónica que se utilizó en la provincia de Salta

  • El primer paso es elegir en la pantalla táctil si se desea votar una lista completa, optar por elegir candidatos de distintos partidos para cada cargo, o emitir en blanco el sufragio.
  • Si se selecciona la lista completa el sistema mostrará un despliegue de la misma para corroborar los nombres de los candidatos. En cambio, si se opta por el “corte de boleta” habrá que elegir uno por uno a los postulantes.
  • Si es correcto se confirma el voto, el cual se imprime en un papel especial que contiene un chip. Caso contrario se puede regresar y comenzar de cero.
  • Concluida la impresión de la boleta, la persona debe pasar el chip por un scanner instalado en la misma máquina y deberá chequear que en la pantalla se muestre lo mismo que eligió.
  • Posteriormente, el elector deposita el voto en la urna tradicional.
  • Un procesador informático en la boleta sirve para cotejar luego con la máquina la coincidencia en el número de electores y entrega el resultado. El acta de la urna es enviada por Internet al centro de cómputos.
  • Durante el escrutinio los fiscalizadores sólo deberán pasar los chips por otra computadora para sumar los sufragios.

Y  así funciona el sistema de urnas electrónicas La urna electrónica está compuesta por dos terminales, el de la autoridad de mesa y el del elector. En el primero hay un teclado numérico, en que la autoridad de mesa digita el número del título de elector. Tres señales visuales le informan a la autoridad de mesa si el terminal está disponible para que el elector vote, si el voto fue concluido y si la urna electrónica está conectada a la corriente eléctrica o a la batería interna. Ya el terminal del elector posee teclado numérico para registrar el voto. Allí, el elector debe digitar el número del partido o candidato. Hay además una pantalla de cristal líquido en que es posible visualizar los datos del candidato escogido como: nombre, cargo, número, partido, sexo del candidato y fotografía.

Esta implementación de voto suma tanto opositores como partidarios, la cuestión principal de esta ejecución es “el fraude electoral”.

Quienes se oponen a esta cuestión dicen que los sistemas electorales “deben velar por, al menos, dos aspectos básicos: la integridad y el secreto del voto”. Otro punto es la vulnerabilidad del software,  siendo éste un software privativo, a lo cual hay que sumarle el hecho de que la informática facilita, abarata y optimiza toda posibilidad de realizar un fraude a gran escala y ocultar luego las posibles pruebas del mismo”.

Pero aquellos partidarios dicen que las invenciones que la modernidad nos aporta apuntan a mejorar nuestra calidad de vida, a ahorrarnos espacios y demoras. Su correspondiente conteo al momento de la emisión, a diferencia del sistema tradicional, ofrece mayor eficiencia, celeridad y seguridad. También otorga el registro y la comprobación de la identidad del votante, la manifestación del sufragio, la enumeración de votos y la cesión de los resultados en muy corto tiempo, además de proveer una mejor accesibilidad para los votantes con algún tipo de discapacidad.

Seguridad Informática

Seguridad Informática

Photo Caption

Encuesta

 

Image

La segunda misión de los Estados Unidos

Este es el trabajo practico Nº° 2 de la materia Internet básica, se trata del análisis bibliográfico de la lectura del libro Googléame.

Leí el libro de esta filosofa quien analiza a Google desde un punto de vista distinto al que estamos acostumbrados a conocer, o al menos, que yo desconocía.

En primer lugar quisiera hacer una ligera diferencia entre Internet y Google.

¡Google / Internet!

Millones de usuarios terminan por coincidir con la Net, pero es la Net y no Google la que produce efectos.

No debemos confundir Google con Internet- aunque él mismo nos incite.

Internet es la red mundial que permite interconectar el mundo entero, Google solo nos permite efectuar búsquedas, es simplemente un excelente revelador.

Google es una sociedad privada estadounidense, fundada en 1998. Es la marca de un motor de búsqueda de excepcional rendimiento, inventado por Sergey Brin y Larry Page, dos jóvenes estudiantes de doctorado en la universidad de Stanford.

Google NO es Internet, su vocación es realizar búsquedas en la red. Su estrategia no es de portal, sino es de despacharlo lo más rápido posible.

“La estrategia del portal es de ser propietario de toda la información, nosotros, por nuestra parte, nos sentimos felices de enviarlos a otros sitios”-dice Page-

¿Por qué debería interesarme en Google y por qué todo el mundo se interesa en Google?

Estas fueron las preguntas que dieron iniciativa a la autora de este libro.

Si bien la mayoría somos usuarios habituales de Google, no todos nos hemos hecho estas preguntas. Entonces, que es lo que hace interesante a Google? ¿Que es lo que hace que sea diferente?

Este motor de búsqueda está basado en un algoritmo, llamado Page Rank, que atribuye un rango las páginas Web. Este algoritmo es propiedad de la Universidad de Stanford, que lo confirió bajo la licencia exclusiva de Google. Este robot permite abstenerse del nombre de dominio para encontrar una dirección.

Sin duda esta información es la clave de la evolución de Google: desde 2003, es menos un motor de búsqueda que una plataforma de aplicaciones, que incesantemente ofrece nuevos servicios cada vez más asombrosos.

Google, un ser moral.

Google es unos de los “big four”, con Microsoft, Yahoo! Y AOL, sin embargo Google se posiciona como el mejor.

Las dos cualidades eminentes que presenta como distintivas corresponden a sus dos frases clave: la organización y la buena voluntad. Ésta está relacionada con la segunda singularidad: separar los resultados “puros” de la búsqueda y de las publicidades (“separación de la iglesia y del estado)

Se caracteriza por su algoritmo que le permite organizar mejor los resultados, y por lo tanto responde mejor a la demanda. Las características de este algoritmo son conocidas, aunque el algoritmo en sus variables sea un secreto. Son, dice Google “democráticas” y permiten sostener una misión de universalidad. Por supuesto, habrá que preguntarse en qué Google es democrático, y de qué democracia se trata.

Ahora bien hablemos sobre la fiabilidad en la red, tomados en 2 sentidos por los cuales suele ser insegura.

  • El flujo y el pajar: En esta red, que por otra parte uno “crawlea”, la fuente no cesa de fluir, nos encontramos en un mundo heracliteano de las identidades fluctuantes, hasta fluyentes. Puede señalarse su fuente por el nombre de un sitio (que desaparecerá) y por una fecha.
  • La ausencia de criterio: en la red nada garantiza la fiabilidad, en sentido de veracidad de la información. El hecho que todo sea información no ayuda a discriminar. El paradigma de esto es Wikipedia, ya que cualquiera puede modificar.

El nombre se convirtió en verbo.

Que el nombre se haya vuelto verbo es el signo más seguro de su éxito mundial. El nombre se hizo verbo y la expresión “to google” se convirtió en sinónimo de “ to search for on the Internet”, estar en búsqueda. No solamente googleo, activamente, sino googleo algo, transitiva y objetivamente y soy googleado pasivamente.

En 1997 dos jóvenes, Lawrence Page y Sergey Brin, elaboran éste motor de búsqueda en el marco de su doctorado, y quieren encontrar un nombre. La palabra escogida es Googol, 1 +100 ceros, una falte de ortografía en la computadora habría dado Google.

Esta página tan frecuentada no contiene publicidad y ésa es su publicidad, el arte de esconder el arte.

Bryn y Page comprueban que los motores de búsquedas son malos, estaban mal jerarquizados. Un motor de búsqueda da respuestas a preguntas y sus respuestas determinan su calidad. El motor crawlea datos y los indexa.

Para que un motor de búsqueda sea realmente bueno debe suministrar respuestas pertinentes en orden apropiado. En consecuencia Google deberá, cuantitativamente, almacenar la mayor cantidad de datos, crawlear la mayor cantidad de sitios y de la manera más frecuente, cualitativamente debe indexar los datos lo mejor posible, deberá también analizar las preguntas lo mejor posible mediante el análisis de las preguntas por medio de las palabras claves, y por ultimo responder las preguntas lo mejor posible, suministrando una lista de direcciones URL. Para esto Google utiliza PageRank, de ahí proviene la calidad de sus respuestas, a demás de no mezclar resultados de búsqueda con publicidad. Por otro lado Google indexa a los sitios a través de “ads” que son palabras claves que rankean las páginas

Don´t be evil (no seas malo) el segundo lema de Google. Con esto se refiere a los “malos” motores de búsqueda que sesgan sus resultados por dinero. Para decirlo en otras palabras, no se puede estar en contra, del bien, de los bienes que son la libertad y la democracia, el derecho a la información y el reparto del saber.

CONCLUSIÓN:

Lo que Google intenta es hacer accesible todo tipo de información, posicionándose como “el mejor”, creo que logro convencer de esto a la gran mayoría, por su efectividad y las diferentes aplicaciones que ofrece, que por cierto  resultan muy útiles.

Lo que quizás inquieta  a esta autora es que todos seamos víctimas de este gran monopolio, que dice ofrecernos lo mejor, ser democrático y ético, lo cual creo que es discutible.

¿Qué es Help Desk?